13 de octubre de 2013

Los ingenuos somos más.




Éste va a ser un post de opinión. Y espero que no tengáis en cuenta ciertas cosas. Porque es el primero y porque es un tema que me toca de cerca. Así que seré poco objetiva. 

Hoy quiero hablaros de un tema bastante controvertido: La ingenuidad. He empezado este post con una imagen. 


"WASN'T IT BEAUTIFUL, WHEN YOU BELIEVED IN EVERYTHING?".


Y es que hasta cierto momento de nuestra vida, todos somos ingenuos. De una manera u otra. Cuando pensamos en nuestro futuro. O tenemos nuestra primera relación. O nos creemos más de lo que llegaremos a ser nunca (o no, incluso podemos llegar a creernos menos de lo que realmente llegaremos a ser). 

Ingenuidad: f. Sinceridad, buena fe, candor, inocencia o ausencia de malicia en lo que se dice.

Este post empezó a cobrar vida en mi cabeza cuando hace poco una persona que ya había eliminado de mi vida regresó. Y encima regresó para decirme que "cuando te conocí, eras muy ingenua". (CONSEJO: Si alguien sale de tu vida, QUE NO VUELVA A ENTRAR).

En ese momento, me enfadé. Tampoco era la primera vez que me lo decían. De hecho hasta mi madre me lo dice. Que yo siempre voy de buena fe, pero que el resto de la gente no es así. 

Pero luego pensé Y QUÉ. Si es que al final, todo lo que vivo, yo lo vivo el triple.

Ser ingenuo tiene una serie de beneficios en mi persona y en las personas que son como yo que muchos de vosotros envidiaríais:

- Por cada minuto que lo pasas mal, has estado 4.500 minutos extras riendo y disfrutando.

- Para empezar, todo el mundo es bueno para ti. Incluso cuando te la hacen increíblemente grande, sigues pensando que son buenos.

- Eres más optimista.

- Eres más curioso.

- Eres inconformista.

- Siempre quieres más.

Porque si algo esconde la ingenuidad es algo que realmente haría más FELIZ al mundo: La falta de malicia en lo que se hace o se dice

Así que si alguien alguna vez se refiere a vosotros como ingenuos, creedme, os están piropeando. Las personas ingenuas vivimos más intensamente cualquier alegría de nuestra vida, disfrutamos más del momento, tenemos pensamientos más positivos y no tenemos maldad. Y es que los ingenuos, SOMOS MÁS.




¡Feliz domingo!

/