8 de diciembre de 2011

Mercadillos parisinos




Hola a todos!!!

Ya os comenté en mis primeros post de este blog, que me iba a París de viaje y que quería visitar mil mercadillos. Pues bien, al final sólo visitamos uno, pero era ENOOOORME. Os cuento más.

¿Qué decir de París? Podría ir mil veces y nunca dejaría de gustarme. Cuanto más lo investigo más me enamora. En este caso, de casualidad, encontré mil tiendas de decoración y nos estuvimos planteando incluso cómo alquilar un camión, llevarlo hasta allí, cargarlo y decorar nuestra casa en Barcelona (ese piso que aún no tenemos...pero todo llegará!). Todo es tan bonito, tan naïf, te da tanta paz que quieres ponerlo en tu casa. Desde luego, recomiendo París si quieres que tu casa esté llena de detalles para admirar (y me han dicho que Amberes también es muy recomendable).

Nosotros queríamos ir a los siguientes, os pongo ya direcciones y todo por si algún día quereis ir:

Flea Market Paris, metro Château Rouge, 20 Rue André del Sarte (Samedi, Dimanche)
Marché aux Puces Daphine, metro Porte de Clingancourt, Rue des Rosiers (Samedi, Dimanche)
Marché aux Puces Vanves, metro Porte de Vanves, Av. Marc Sagnier (Samedi)
Marché aux Fleure, metro Cité, Pl. Louis Lépine (Samedi-flores, Dimanche-pájaros)

Bien, nosotros sólo fuímos al primero, que conectaba con el Marché Saint-Ouen y en el que nos metimos casi sin darnos cuenta, ya que vas andando y pasas de uno a otro. Lo que nosotros vimos fueron mil tiendas de decoración, todo con muebles vintage (en mejor o peor estado) a precios más o menos asequibles, te venían ganas de llevartelo todo a casa! Son muchas calles estrechas seguidas, con garajes a lado y lado que, una vez subida su persiana, te muestran habitaciones enteras de una casa!


A mi estos carteles antiguos me encantan! Me los hubiera llevado todos!






Hay muchos muebles restaurados y otros por restaurar. Pero son tan increíbles todos que te dan ganas de empezar a tomar clases de restauración y que te queden como nuevos! Había incluso una tienda que tenía una Junke Box! Pfff, quien pudiera llevarsela a casa!

Finalmente, lo que nos llamó mucho la atención era que los tenderos, que seguro se conocen entre ellos de hace años, se llevaban pica-pica y bebida y se hacían sus propios brunchs. Se juntaban alrededor de algun mueble, sacaban quesos y vino y charlaban entre ellos mientras atendían. Muy curioso!


Besos a todos!!!
/